Artistas  Obras

Nombre:  Tomas Murua
Especialidad:  Escultura
Fecha:  Zarautz (1928)

Este escultor guipuzcoano nace en 1928, en Zarautz (Gipuzkoa). Ingresa en la Escuela de Artes y Oficios, donde cursa estudios de dibujo, modelado y talla durante 6 a?os. Posteriormente, obtiene el t?tulo "Maestro Tallista del Arte de la Madera" por la Organizaci?n Sindical de Artesan?a. Entre los diversos diplomas y premios, destacaremos el Premio de escultura en la VI Anual Pl?stica de Vitoria y el Diploma de Honor en Santiago de Compostela. Tambi?n, acudir? como artista invitado a la II Bienal de la Habana. Hay obra suya en el Museo de Lujbljana (Eslovenia), Banco de Navarra de Bilbao, Excma. Diputaci?n Foral de Gipuzkoa, Iglesia San Pelayo de Zarautz, en el Museo Diocesano de San Sebasti?n, etc. Asimismo, gran parte de su obra se distribuye entre coleccionistas de Venezuela, Alemania y Francia. Hasta 1976 trabaja ?nicamente la madera, seguidamente introducir? el bronce en sus obras, realizando esculturas incorporadas a las tendencias del expresionismo. Tambi?n, abordar? la escayola y el bajo relieve con diversas alegor?as vegetales del linaje vasco. En 1977, introduce por primera vez los m?ltiples en varios trabajos. En 1980, comienza a ensayar el arte abstracto, comenzando su iniciativa pl?stica con una valoraci?n muy favorable para la cr?tica del momento. Ha mantenido una cordial relaci?n de trabajo y amistad con Oteiza, Esta relaci?n de amistad se ha visto reflejada en sus obras, tanto en lo figurativo como en lo informal. Por otro lado, los contenidos ?ticos y sociales del proyecto te?rico de Oteiza, tuvieron gran influencia en Murua. Con un curriculum de exposiciones realmente extenso, se enmarca en la actualidad como uno de los escultores m?s experimentados de la pl?stica vasca. Realiza una amplia tem?tica de figuras en conjuntos e individuales, as? como torsos, cabezas, desnudos y maternidades, resaltando, en numerosos casos, el valor significativo y referencial del hueco (o vac?o), como elemento tipificado y simb?lico dentro de nuestro acerbo cultural escult?rico. Nuevamente, la condici?n de este desarrollo aplicativo no s?lo se articula de acuerdo a una premisa meramente coyuntural con el espacio y la materia, sino que responde, como ya hemos afirmado en anteriores ocasiones, a condiciones latentes de nuestro subconsciente colectivo, como dispositivo e indicativo de receptividad extra-art?stica y enclavada en presencias de b?squeda de car?cter m?s existencial y personal. La madera es tratada de una manera que le permite continuar con su semblante de robustez y dureza, pero, a su vez, remarcando la idea de la incisi?n y la mano del hombre, como intercesos de un esfuerzo dirigido hacia una consecuci?n m?s superior y elevada. Sus obras mantienen un aire exaltado con la presencia de este material, no abandon?ndolo ?nicamente a la mera idea materializada, sino expresando, asimismo, la consistencia de la forma y la potencialidad del material, como elemento poseedor de clara vigorosidad productiva. Sus trabajos mantienen una manifiesta actitud significativa, con formas que parecen surgir del propio crecimiento de la madera (tal y como si estuviera en latente desarrollo y transformaci?n org?nica). Desarrolla un car?cter eminentemente expresionista, de hecho, gran parte de sus rostros se ven sometidos a las propias modulaciones y gestos que le provoca el desarrollo y la visi?n del propio material a tratar, de ah? que su escultura no busque la presentaci?n sencilla y amable de una configuraci?n detallada, m?s bien pretende exteriorizar las ya existentes e inmersas formas primigenias de la madera. Con las m?nimas aplicaciones del artista se fundamenta toda su expresi?n formalizadora. Tom?s Murua realiza una amplia gama tem?tica, desde planteamientos donde se valora m?s la proyecci?n de car?cter t?cnico y figurativo, hasta procesos donde la forma resulta diluida en proyectos de tratamiento m?s disolutivos e informales. Eso s?, la madera representar? el sustento globalizador de la creaci?n, como material que mantiene una vivificaci?n energ?tica, que el artista sabe captar y ver. Muchos de los tratamientos figurativos e informales se prestan en las disposiciones valorativas del desarrollo org?nico, con ondulaciones y pliegues, donde el contraste del v?rtice y la segmentaci?n tambi?n aparecen de manera patente. En resumidas cuentas, Tom?s Murua despliega un entramado de distintas especulaciones emp?ricas y deductivas en sus obras. El despiece de este material y su consiguiente tratamiento revela elementos anecd?ticos y detall?sticos, as? como diferentes gestos y presencias, que se modelan en el transcurso de la creaci?n. En la carta enviada por Oteiza con los titulares "Encuetro de Oteiza con el escultor Tom?s Murua y se despide Oteiza" afirma "Me interesa el compa?ero, el amigo, el escultor. Querido amigo, no est? en tu mano todo lo que quisieras para tu escultura, para ti. Pero lo que tienes en tu mano te sobra para lo que tu mundo espera que a?n puede servirse del arte para so?ar..."
Zarauzko Arte eta Historia Museoa - Elizaurre 1, 20800 Zarautz (Gipuzkoa) - 943 835281 - www.menosca.com - info@menosca.com